Conectarse

Recuperar mi contraseña

Noticias
Entrega de premios evento: ¿Has visto unos murcielagos?
00.00 Leer más

Nuevo numero de nuestra chismosa favorita: "Gossip Queen: #02"
Leer más En curso

Búsqueda de Staff
Clic aqui En curso

Busqueda de Consejo Estudiantil
Leer más En curso

Busqueda de lideres de fraternidades
Leer más En curso
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Dom Jul 16, 2017 9:27 pm.
Últimos temas
» Edurnen chronicles - afiliación elite
Vie Dic 02, 2016 1:02 pm por Invitado

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Élite]
Lun Nov 28, 2016 8:15 pm por Invitado

» Shades of Talis ♚ Afilición Élite
Lun Nov 28, 2016 11:33 am por Invitado

» No es un adios, es un hasta pronto
Lun Nov 28, 2016 1:41 am por Sasha Lukyanova

» ¡1, 2, 3... 10~ beso!
Dom Nov 27, 2016 8:46 am por Sasher Sénnikov

» I'm not fine and you? {Free}
Dom Nov 27, 2016 12:43 am por Dion kyrios

» Reglas Generales
Sáb Nov 26, 2016 6:18 am por Amara Collen

» Registro de Físicos
Sáb Nov 26, 2016 1:13 am por Sasha Lukyanova

» Registro de Apellidos
Sáb Nov 26, 2016 1:04 am por Sasha Lukyanova

El Staff

Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Ganador evento

AFILIADOS HERMANOS
[4/8]

Crear foroCrear foro
AFILIADOS ÉLITE - 33/72
One Piece LegacyBálderook University photo untitled45.pngAcademia LegacyLacim Tenebris photo untitled45.pngLost Soul
KOULET CITY
Última limpieza: 11/11/2016

No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Aylen Bellotti el Miér Jul 06, 2016 11:50 pm

Si pudiera quemar todo a su paso y hasta sacar humo de sus orejas, seguramente la academia ya no existiría; lo que más era odiado por quienes le conocían se había cumplido, Aylen estaba furiosa. El motivo de tal enojo era simple, no habían llegado por ella a la hora para poder marcharse, cualquier persona que supiera el motivo de su ira, le diría que se marchara por su cuenta, pero era algo que ella tenía prohibido. No podía marcharse o ir a algún lado, a menos que alguien fuera su escolta, no necesariamente estos siempre iban a su lado, pero si se mantenían cerca en caso de problemas, pero curiosamente ese día parecía que nadie, ni siquiera su padre estaba disponible para ir a buscarle.

“Cariño, estamos ocupados con una entrega en el trabajo, tendrás que esperar a que alguien se desocupe para ir por ti”

Esas habían sido las palabras que el hombre le había dado en respuesta a porque no había alguien fuera de la academia, esperándole. Ella sabía perfectamente a que se refería su padre, sabia a que se dedicaba su familia y por qué no la dejaban sola cuando salía de casa, pero también le molestaba que no hubiera alguien disponible. No sabía hasta que hora estaría en la academia y aun tenía obligaciones que cumplir, entre ellas, sus clases de piano. Bufando molesta y ya sin otra cosa que hacer, enfilo sus pasos hacia el área de los salones de la academia, subiendo escaleras y avanzando por pasillos ya casi vacíos, si no podía practicar ese día en casa, lo haría en uno de los salones de Koulet. Cuando finalmente estuvo en el área de música, el preguntarse una vez más porque no había decidido tomar la especialidad de música le vino a la cabeza, siempre que estaba en esa zona se preguntaba lo mismo, pero eso no quería decir que se arrepintiera de la actuación.

Concentrada en sus pensamientos, no había caído en la cuenta del sonido de un piano hasta que paso por frente de una de las tantas puertas de los salones dedicados a distintas áreas de la música. No podía negar que el sonido que escuchaba le agradaba, quien fuera que tocara aquel piano, aquella melodía lo hacía con tanta gracia que la joven Bellotti había quedado prendada del sonido. Procurando causar el menor ruido posible, abrió la puerta para entrar lentamente y cerrar esta tras de si; emocionada, enfoco su mirada en la persona que tocaba, pero toda su ilusión cayó en cuanto reconoció de quien se trataba- ¿Tu eres el responsable de esa bella melodía? -Fue lo único que pronuncio. Aylen no conocía a fondo a la persona que había captado sus sentidos con la música, pero si le había visto de vez en cuando en algunas reuniones familiares, como uno de los encargados de seguridad o de traer algunas cosas necesarias.

La expresión de sorpresa de su rostro se borro a penas tomo conciencia de nuevo; su familia estaba trabajando y él, que era parte de la misma, uno de los trabajadores, se encontraba perdiendo el tiempo en la academia.

Estaba más que claro que su padre sería el responsable de darle explicaciones que ella necesitaria.


avatar
Aylen Bellotti
Actores
Actores

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Andrew Von Rassher el Sáb Jul 09, 2016 5:04 am

No cabía duda, de que era un día tranquilo en aquella sección de la academia, los pasillos vacíos, las salas desocupadas, era como si todo se hubiera organizado de forma natural para darle una tarde calmada, o al menos eso había pensado mientras que cerraba las cortinas de aquella sala de música, para alejar a la única cosa que seguía arruinando el ambiente desde su punto de vista, el sol, quizás la hora lo hacía débil, pero ya que existía la posibilidad de alejarlo más ¿por qué no aprovecharla?

La sala se encontraba abierta para dar a los alumnos dedicados la oportunidad de practicar, aunque esto fuera dirigido principalmente a aquellos que habían elegido la especialización de música, no todos los días tenía la oportunidad de apropiarse de un instrumento de tal calibre como el gran piano allí presente, sin lugar a dudas sería un excelente compañero para pasar el rato en conjunto a las partituras que había encontrado en el mismo cuarto, pero aparentemente aquellos instantes de soledad no durarían demasiado, ya que no paso mucho tiempo entre que comenzó la serenata y que el sonido de unos misteriosos pasos provenientes del pasillo se hicieran notar, la verdad no era de extrañarse que alguien se pasease por ahí, considerando la cantidad de alumnos, pero no se esperaba que aquella persona decidiera entrar a verlo tocar.

Con las luces apagadas, los pocos rayos de sol que traspasaban la tela de las cortinas eran lo único iluminando el salón, pero aun así se le hizo bastante fácil distinguirla con una rápida mirada, especialmente tras escuchar su voz romper el silencio que existía fuera del sonido del piano el cual no fue interrumpido por su presencia.

-Buenas tardes mi princesa- ¿Cuáles eran sus intenciones llamándola así? aunque esto era casi un misterio, de seguro el hecho de que no se hubiera molestado en levantarse a saludarla y que mantuviera la vista fija en la partitura al saludarla no lo hacía ver exactamente como una muestra de respeto -si su pregunta va dirigida a casi la pieza es de mi autoría, la respuesta seria no, pero si se refiere a casi soy yo quien toca el piano, bueno…- dicho esto, no paso mucho tiempo para que terminara la pieza, dando lugar a una pequeña pausa  tras la cual toco un pequeño arpegio dejando en claro que aquella melodía habría venido del piano frente a él -creo que en ese caso la respuesta pasaría a ser un tanto evidente- si antes resultaba dudoso casi estaba intentando molestarla, probablemente, con aquel ultimo comentario ya no había lugar a dudas, especialmente considerando la pequeña sonrisa que se formó en su rostro mientras dirigía la mirada al lado contrario de donde se encontraba la chica.

-Me sorprende verla por aquí a estas horas- un suspiro escapo de entre sus labios con una marcada decepción o al menos eso parecía, aunque era consciente de que ambos estudiaban en la misma institución, una parte de él esperaba que no llegaran a encontrarse, el apellido de la señorita era algo demasiado llamativo para su gusto y una conexión evidente con su verdadero trabajo, una que prefería evitar en la medida de lo posible por mera conveniencia, pero no era como si ella le desagradara, de hecho, podría decirse que era lo opuesto, la chica llamaba su atención, estaba prácticamente destinada a ser su jefa, así que era importante analizar algunos aspectos de su personalidad, como el límite de su paciencia, por ejemplo.

-Perdón, creo que mi actitud no fue la mejor- dicho esto se hizo a un lado dejando a su izquierda, espacio suficiente como para que ambos compartieran el asiento sin que sus cuerpos llegaran a tocarse, cosa que no resultaba demasiado difícil considerando que, al igual que el piano, técnicamente estaba hecho para ser usado en melodías a cuatro manos -si quiere puedo ser su mano derecha- una nueva sonrisa se formó en su rostro, aunque esta vez no desvió la mirada, dejando un espacio para que se vieran a los ojos.
avatar
Andrew Von Rassher
Artistas
Artistas

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : lo sabrás si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Aylen Bellotti el Lun Jul 18, 2016 4:50 am

Si había una cosa que Aylen odiaba, eran las respuestas vagas como las que había obtenido tras su pregunta, en lugar de tanta fanfarronería con aquel instrumento, misma que solo causo que la princesa de la familia Bellotti frunciera el ceño con molestia. Tras escucharle hablar nuevamente, se adentró más en el salón, dejando a su paso sus cosas sobre un escritorio próximo a ella, avanzando así con mayor facilidad hasta la ventana, observando el jardín a través de una pequeña rendija, buscando las mejores palabras antes de abrir la boca y ser malsonante, aunque claro, eso era  muy difícil tomando en cuenta la personalidad de la joven. Observando como el sol al esconderse, decoraba levemente el cielo de naranja, la mirada de la pelirrosa se mantuvo seria.

Estoy aquí porque aún no vienen por mí –Anunció con serenidad- No sé qué trabajo están haciendo, pero debe ser importante si hasta padre está involucrado en ello, lo que me parece curioso… es que tu no estés con ellos –al pronunciar sus ultimas palabras, giro sobre sus talones para ver al pianista- No te pediré explicación alguna… padre deberá de informarme porque tu estas aquí y no con ellos… o porque no te han encargado a ti el llevarme a casa, sabes que no tengo permitido andar sin escoltas –A pesar de que Aylen normalmente era una chica que podía ser considerada como una diva, cuando hablaba sobre el verdadero trabajo de su familia, una personalidad fría y sería que pocos veían, salían a flote.

En sus primeros años de vida y antes de ingresar a la pubertad siquiera, ella era, como muchos otros, uno de los niños que había sido instruida dentro de la mafia Bellotti, pero que con el tiempo, pidió poder vivir un par de años como una adolescente más que cuando llegara la hora, asumiría el liderazgo de la familia sin oponerse, pero era gracias a estos años pasados, el que ella aun fuera centrada a la hora de hablar del “trabajo familiar”- Espero que te refieras a solo ser mi mano derecha en el piano, después de todo, más que eso no puedes ser –En respuesta a la propuesta ajena, solo dio palabras frías.

Tras dudarlo, finalmente se decidió por acercarse y tomar asiento en el espacio que le había sido cediendo, evitando que su cuerpo tocara el contrario. Estirando su mano paso la hoja de la partitura que tenía en frente, hasta finalmente localizar una partitura algo difícil para una persona, pero no para dos- Hubiera sido divertido conocerte en otras circunstancias –Confesó, antes de comenzar a mover sus manos sobre las teclas del piano. El chico a su lado le había parecido interesante desde el primer día que había posado su mirada en él, a pesar de ser de lejos, pero Aylen tenía clara las posiciones de ambos, tanto que evitaba cambiar palabras con él, no porque no le agradaba, simplemente, porque ambos estaban en rangos diferentes y sabía que a su padre podría molestarle.

A medida que tocaba, observo de reojo al moreno, mostrandole una sonrisa de medio lado, regreso su mirada a la hoja que tenía en frente. Nunca tocaba en compañía de alguien, ella se destacaba por ser solitaria a la hora de interpretar una pieza, pero tenía que admitirlo, tocar con alguien como él, le parecía interesante.


avatar
Aylen Bellotti
Actores
Actores

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Andrew Von Rassher el Mar Jul 19, 2016 2:39 am

Observando su pequeño paseo de reojo no pudo evitar sentir una mescla entre alivio y alegría cuando la chica se alejó de las cortinas sin abrirlas, si bien el color que se filtraba entre estas dejaba en claro que ya estaba anocheciendo, continuaba prefiriendo evitar al sol lo más posible.

Al mostrarse seria y casi profesional en medio de algo que Andrew había decidido referirse en sus pensamientos como un “berrinche interno”, su capacidad de mantener la compostura definitivamente había hecho que la señorita ganara algo de respeto extra, “si tan solo no tuviera que recurrir a nombrar a su padre y estuviera un poco más involucrada en los asuntos familiares seria perfecta” algo por el estilo se cruzó por la mente del chico mientras que, prácticamente era amenazado con ser delatado por (supuestamente) estar perdiendo el tiempo en aquel establecimiento educativo -sinceramente, dudo que su padre confié tanto en alguien como yo, para confiarle a su princesa- respondió tranquilamente a la única duda que, según el dialogo, parecía esperar una respuesta directa, de su parte, técnicamente también podía dirigirle algunas palabras respecto a lo otro, pero de seguro aquello no tendría punto algo, después de todo, en la mente de la jovencita cualquier explicación podría ser una burda mentira y por tanto terminaría confirmando la información con una fuente más confiable de todos modos ¿para qué hacerla escuchar la misma historia dos veces?

La frialdad en sus palabras al responder habría sido como un puñal en el corazón para cualquier otro, pero para él, aquella actitud resultaba sumamente fascinante -oh, no se preocupe, no pediría nada más- contestando a su frialdad con aquellas palabras y una sonrosa que, al menos, parecía ser sincera, repitió un par de compases de la melodía que había posibilitado su encuentro -aunque no negare que me alegraría serle de utilidad en otras cosas- comento esto último en voz baja, aunque audible, como si no estuviera del todo seguro casi quería ser escuchado.

Aunque quizás no fue consiente del hecho, sus ojos brillaron con emoción al ver que la chicha había aceptado su pequeña propuesta, sentándose a su lado, quizás fue por aquello, que decidió continuar hablando mientras que ella se paseaba entre las páginas buscando una partitura de su agrado -técnicamente no estoy en horario de trabajo, pero si gusta puedo escoltarla a su hogar, antes de retirarme a cumplir con mis labores del turno nocturno- pudo notar fácilmente cuando llego el momento en que su compañera hizo su elección y, que suerte había tenido, conocía la pieza de antemano, por lo que el riesgo de cometer algún error era prácticamente nulo, al escuchar la pequeña confesión de la chica simplemente volvió a dirigirle una sonrisa, optando por priorizar el pequeño concierto que compartían, siguiendo atentamente tanto sus movimientos como la partitura, ajustando la tocata a los silenciosos designios de Aylen, permitiéndole destacarse, estaba algo ansioso por responder, pero en ese mismo momento, la música era más importante.

Paso el tiempo y la pieza llego eventualmente a su fin, dejando el salón en un silencio que el chico no dudo en romper -mi princesa, respecto a lo que dijo- sus ojos volvieron a posarse en la pelirrosa mientras que se preparaba para decir las palabras que tenía preparadas -con todo respeto, aun no nos conocemos, en lo más mínimo- comento aquello de buen humor, después de todo, desde su punto de vista el que ella aun no conociera del todo su “lado malo” era extremadamente positivo -ya sea como miembros de la misma familia, como alumnos del mismo establecimiento o como personas- dicho esto, volvió al piano, tocando parte final de una melodía que ya conocía perfectamente de memoria, por lo que podría compartir sus palabras en conjunto a la música, a que prestaría más atención, seria cosa de ella -así que, si el destino lo permite, aquel evento aún puede suceder de la forma que desee, en las clasificaciones que estime convenientes- toco las ultimas notas antes de volver a hablar, de por si había elegido algo que no tomaría mucho tiempo, para no monopolizar aquel instrumento musical más de lo necesario -yo no negare que me gustaría conocerla mejor, pero no antepondré mis deseos a los de mi futura jefa-
avatar
Andrew Von Rassher
Artistas
Artistas

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : lo sabrás si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Aylen Bellotti el Miér Ago 03, 2016 6:42 pm

Cuando el piano comenzaba a sonar, era normal que los sentidos de la joven princesa se centraran solamente en la melodía que sonaba, logrando incluso que su piel se erizara pero esa tarde… no fue precisamente la música la que causo tales sensaciones, si no, que el tener compañía mientras tocaba. Con sus ojos cerrados, dejo que sus dedos se movieran por el piano, tocando las notas que le correspondían, intentando mantener el control y no dejar que sus manos corrieran libres por el largo del piano; tenía un compañero y debía respetar su espació. Cuando finalmente había terminado de tocar, mantuvo la punta de sus dedos sobre las teclas, rozando estas con las yemas de sus dedos mientras sonreía. Al reaccionar luego de unos segundos, desvió su mirada hasta el chico que se encontraba a su lado, observándole interesada y más aun, cuando hablaba y tocaba a la vez. Regresando su mirada a las partituras que tenía en frente, estiro su mano nuevamente para tocar estas, comenzando a pasar página por página, pareciendo ignorar las palabras del moreno, pero realmente, estaba muy atenta a estas. Cuando finalmente el silencio volvió, Aylen dejo de pasar las paginas y descanso sus manos sobre su regazo.

-Si por mi fuera… todas las personas que conozco serían mis amigos –aquellas palabras parecieron haber sido pronunciadas al aire, pues la mirada de la jovencita se encontraba situada al frente, casi perdida. Girando un poco su cuerpo, clavo su mirada en el joven a su lado e inclino su cabeza hacía la derecha- Voy a ser sincera contigo… Siempre he deseado poder conocer a las personas que trabajan para mi familia en otras circunstancias, muchos me parecen interesantes y hasta agradables, como es tu caso por ejemplo –haciendo un movimiento de su mano, señalo al chico a su lado- Si me preguntas, prefiero conocerte como persona, después de todo, eso influye el rango de “la misma familia” y compañeros de academia

¿Dónde había quedado la chica engreída y con complejo de princesa?, tal vez había desaparecido cuando había comenzado hablar, pues mientras tocaba notas al azar, había bajado un poco la guardia sin siquiera notarlo.- ¿Podrías acompañarme a casa? –Soltó de pronto al notar que la luz en la habitación iba disminuyendo y aun no tenía noticias de quien iría por ella- A veces odio tener que andar siempre acompañada –susurró tan bajo, que parecía una frase más dirigida para ella misma que para él. Siempre tenía que ser escoltada por alguien y gracias a eso, había crecido la fama de niña de papi o niña rica que tenía entre los de su salón. Como lo odiaba.


avatar
Aylen Bellotti
Actores
Actores

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Andrew Von Rassher el Miér Ago 10, 2016 1:46 am

Poniendo atención a sus palabras y ademanes, era evidente que le alegraba contar con la grata compañía de la señorita a su lado, pero al escuchar su respuesta la sonrisa que se había mantenido en su rostro de forma casi permanente no tardo en desaparecer ¿Qué esperaba? era casi obvio lo que elegiría -tiene razón, es la opción más completa- un suspiro escapo de entre sus labios mientras bajaba la mirada, provocando que sus cabellos cubrieran sus ojos, obscureciendo su rostro, haciendo difícil distinguir que clase de expresión estaba haciendo en esos momentos -y me hace feliz que la eligiera pero… quizás sea la más peligrosa- sus labios volvieron a curvarse en una sonrisa, pero esta era un tanto diferente, casi  melancólica, cuando hablaba de peligro, no se refería exactamente para ella, a pesar de la inestabilidad y sadismo que guardaba en su interior, no tenía intenciones de lastimarla, no le convenía y por algún motivo, que no llegaba a entender del todo, no lo deseaba, el problema era para él mismo, si ella lo conocía como persona, si lo veía tal cual era, probablemente terminaría despreciándolo -después de todo, no soy exactamente una buena persona-

Una pequeña pausa se formó y tomando algo de aire volvió a enderezarse y a mirarla a los ojos, esta vez fue él quien ladeo su cabeza en un gesto interrogante  -¿está segura de que quiere conocer mi verdadero yo? no me gustaría ganarme su desprecio y terminar despedido por mostrar ciertos aspectos de mi personalidad- pregunto esto antes de desviar la mirada rascando suavemente su mejilla con el dedo índice, analizando un poco más la situación, no estaba en sus planes encontrarse con ella, mucho menos iniciar una relación que requiriera sinceridad, no cabía dudas de que sería inconveniente y de verdad, aunque en general le divirtiera ser odiado por otros, por el mero hecho de que así era más fácil arruinar el día de esas personas, no le agradaba ni pensar en terminar siendo despreciado por ella, pero bueno, al final era su decisión, no pensaba oponerse a los deseos de la princesa.

A pesar de su estado analítico, no ignoro las palabras de la chica, la verdad a él también le molestaría tener un chaperón siguiéndolo a todos lados, pero en vista de la circunstancias no había mucho que hacer  -bueno, no puede evitarse, carga con un pesado apellido- quizás no era la acción más apropiada, probablemente no la haría exactamente feliz, pero no pudo resistirse a la tentación de acariciar los cabellos de aquella chica, cuidando de no despeinarla demasiado -puede ser algo molesto, pero creo que debería estar agradecida de que tener a alguien que se preocupe tanto por su bienestar- una parte de su buen humor anterior, volvió a él mientras que se preparaba para mostrar un ápice de sinceridad -quizás siento algo de envidia, considerando de dónde vengo- sus palabras no habían sido precisamente positivas, pero aun así no se veía desanimado ni nada por el estilo, probablemente debido a que le alegraba compartir algo de información personal con ella.

-Perdón, me desvíe un poco del tema- aproximándose a la señorita hizo una reverencia ante ella, respondiendo al fin a su pregunta -sería un placer para mi escoltarla a casa- mirándola a los ojos le dedicaría una sonrisa antes de extender su mano hacia ella para ayudarla a levantarse  -pero temo que no poseo un vehículo digno- el joven comento esto con algo de pesar en su voz -¿está de acuerdo con que llame un taxi?-
avatar
Andrew Von Rassher
Artistas
Artistas

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : lo sabrás si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Aylen Bellotti el Miér Ago 24, 2016 3:03 am

-Nadie en esta vida puede vanagloriarse de ser una buena persona.

La mirada de la princesa volvió a perderse en algún punto fijo de la habitación, había un gran problema en ella y era que cuando finalmente, bajaba su guardia y dejaba que alguien conociera más allá de la mascara vanidosa y de chica con complejo de diva, dejaba ver a esa chica distante, inteligente y a la vez sensata, una personalidad que solo había sido vista en el pasado por su padre y rara vez, vista en el presente. Regresando su mirada al moreno, mostró una pequeña sonrisa- Prefiero arriesgarme y conocer la peor parte de ti, en lugar de mostrarme una personalidad falsa; mírame a mi, ¿Qué he conseguido al tener la personalidad que todos ven siempre?, no te niego que soy arrogante y vanidosa en algunas ocasiones, pero lo que he conseguido al comportarme como una “diva” todo el tiempo, es que piensen que soy superficial y que solo a mi alrededor, estén personas que se aprovechan de las facilidades que tengo en la vida… a veces desearía que fuera distinto, pero tal vez, estoy acostumbrada al estilo de vida que ya tengo. -¿Cuándo había sido la última vez que se había sincerado de esa forma?, tal vez nunca. Ella no de hablar de las cosas que sentía o pensaba.

Por un instante se perdió en sus pensamientos, más el tacto en su cabeza le hizo regresar a la realidad, haciendo que sus mejillas se tiñeran de rojo, mismo que intento disimular mientras le escuchaba- Daría lo que fuera por cambiar mi lugar y tener una vida normal –Sonriendo, se encogio de hombros por un momento- Pero el destino no se puede cambiar y uno no elije bajo que alero nacer –Con una pequeña sonrisa dirigida al chico, rio un poco al ver su actitud. Tomando con delicadeza la mano de este, se levanto de su lugar- Caminemos, tal vez no tengamos una nueva oportunidad de hablar y la verdad, ir a pie no me molestaría –Sonriendo ampliamente, notó que aun no soltaba la mano del joven, misma acción que le hizo sonrojar de nueva cuenta y soltarle de forma rápida para después sacudir su ropa, intentando disimular su actitud y poder parecer la misma chica vanidosa de siempre.

Caminando hasta el escritorio donde había dejado sus cosas, acomodo estas en su hombro y paso su diestra por su cabello, en un mero reflejo nervioso mientras se dirigía hasta la puerta del salón para abrir esta. Antes de salir, giró un poco su cuerpo y extendió su mano en dirección del chico- ¿Vienes, señor peligroso?


avatar
Aylen Bellotti
Actores
Actores

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Andrew Von Rassher el Mar Sep 20, 2016 5:06 am

-Pero, muchos pueden presumir de nunca haber matado o torturado a otro ser humano- respondió rápidamente, con una amplia sonrisa que contrastaba en cierta forma con sus palabras, no valía la pena ocultar ese tipo de cosas, después de todo, aunque lo intentara, sería fácil para ella averiguar ese tipo de cosas -¿verdad?- la total carencia de culpa o melancolía por esa parte de su trabajo era más que evidente por el tono de su voz y en general, la ligereza con la que tomaba el tema.

En silencio, escuchando con atención cada una de sus palabras, espero por el final del discurso de su princesa antes de emitir su humilde opinión respecto al tema -personalmente a mí me agrada esa parte de su personalidad- comento un tanto egoísta, pero sinceramente, no era como si pensara que fuera la mejor personalidad que mostrar ni la más practica ya que ciertas actitudes podían traerle enemigos con facilidad, pero aun así, le resultaba fascinante -aunque puedo entender perfectamente porque puede traerle problemas al socializar- agrego esto para hacerla ver que no pretendía invalidar su opinión, después de todo, simplemente quería dejarle en claro a la damisela que no tenía absolutamente ningún problema con las personalidades ‘egocentristas y llamativas’.

Bastante enternecido por el sonrojo de su contraria, una disimulada risa escapo de entre sus labios, pero se disipo rápidamente al escuchar la pequeña declaración de la peli-rosa -oh, no diga esas cosas- respondió con cierta tristeza al enterarse de lo fuerte que era el deseo de ‘normalidad’ por parte de la chicha  -si fuera una persona 'normal', no podríamos estar hablando de esta forma- la verdad, no podía negar que gran parte de su intriga por la chica venia de su apellido, pero en ese momento, se refería más que nada al hecho de que si ella no perteneciera a aquella familia, la serie de eventos que habían desencadenado su encuentro nunca hubieran ocurrido -aunque claro, seria arrogante pensar que cambiara aquel sueño por alguien como yo- agrego aquello, para que no pareciera que pretendía ser el motivo por el cual se alegrara de la vida que le había tocado, tal y como había dicho él mismo, seria arrogante asumir algo como eso.

Un suave suspiro escapo de entre sus labios al ver que la conversación volvía a aquel lugar -debo insistir, una jaula de oro no esta tan mal, hay cosas mucho peores- una sonrisa volvió a formarse en su rostro mientras que recordaba ciertos eventos de su pasado -es la humilde opinión de alguien que paso los primeros años de su vida en un orfanato- después de escuchar las pequeñas confesiones de la chica, llego a la conclusión de que estaría bien especificar un poco más el tipo de lugar del que venía, quizás con eso ella entendería porque él no podía estar del todo de acuerdo, con lo que  hasta cierto punto podía considerarse el deseo de abandonar una vida acomodada.

-¿Caminar?- pregunto un tanto para sí mismo mientras que analizaba la situación, ya casi no había luz solar, así que para él era el momento perfecto para ‘dar un paseo’, pero sin lugar a dudas, el hecho de que estuviera anocheciendo no hacia la decisión demasiado segura para la señorita que lo acompañaría -está bien- comento con cierto desdén, las probabilidades de que ocurriera un ataque eran bastante bajas desde su punto de vista y si algo dramático ocurría estaba dispuesto a protegerla con su vida… la verdad, el mayor problema era que probablemente el líder de la familia no estaría del todo feliz de que su pequeña estuviera caminando por ahí, al anochecer, en compañía de alguien en que probablemente no confiaba para escoltarla… pero si era el deseo de la señorita y estaba a su alcance, lo haría realidad, sin dudas, negarse a ella era especialmente complicado después de verla intentando disimular su vergüenza por el pequeño apretón de manos que habían compartido.

Reviso por última vez que todo estuviera en su lugar y que no se le estuviera quedando nada en aquel salón, antes de seguirla a la puerta -si lo dice así, me hace sonar como el interés romántico de la protagonista de alguna saga de libros para adolescentes- inflo levemente sus mejillas ante el comentario de la chica, era un gesto bastante infantil, pero servía para dejar en claro su disgusto con el comentario sin tener que expresarlo explícitamente, fuera de su un tanto especifica referencia -supongo que considerando mi trabajo no tengo nada particular- dijo tras un largo suspiro, la verdad no consideraba sus actividades ilegales nada fuera de lo común dentro ‘del negocio’, pero era consiente que una persona cualquiera se horrorizaría al escuchar los detalles de su trabajo -pero consideré importante aclararlo porque no quiero terminar haciéndole daño por alguna de mis malas costumbres-
avatar
Andrew Von Rassher
Artistas
Artistas

Mensajes : 21
Fecha de inscripción : 23/06/2016
Localización : lo sabrás si me encuentras

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Aylen Bellotti el Miér Oct 19, 2016 4:40 pm

Las apalabras de Andrew no hicieron más que grabarse en su cabeza, de cierta manera entendía que para él, nacer en una familia como la que Aylen tenia era mejor si comparaba la vida de ambos, pero como ella había dicho, contra el destino no se puede ir a la hora de que tu familia te es “asignada” al nacer. Una vez que estuvo fuera del salón, escucho el reclamo del chico y observándole de reojo, entendió lo que deseaba decir con aquel gesto tan infantil pero a la vez claro; con un largo suspiró, seguido de una sonrisa pequeña, asintió- Solo bromeaba –Murmuró, mientras acomodaba sus cosas para caminar más tranquila. Manteniendo su mirada al frente, asintió cuando nuevamente le escucho hablar; entendía de cierta forma a donde deseaba llegar pero ella ya estaba acostumbrada de cierta forma, a ver un abanico de personalidades y un sin fin de formas en que han sido lastimados algunos de sus propios familiares, tanto de forma física como psicológica o "emocional" que ella de cierta forma, había forjado aquella personalidad actualmente presente como escudo- Cada uno es dañado en la medida que lo permite -murmuró con simpleza mientras observaba de reojo el largo pasillo por el cual caminaban.

Las luces encendidas y el oscuro cielo, daba claro indicio de que su hora típica de llegada había quedado atrás hace mucho rato, por lo que suspiró lentamente y rogó de forma silenciosa que su padre aun no llegara a casa... aunque de haberlo hecho, ya habría enviado a alguien por su pequeña y única princesa.

-¿Tienes hermanos, Andrew? -Preguntó de pronto. Siempre había tenido la curiosidad de que se sentía tener un hermano, ya fuera mayor o menor, lo que a ella le importaba más que nada era el sentimiento y las peleas divertidas que veía entre sus compañeros cuando estaban con sus hermanos, ya fuera en el mismo o distinto grado y nuevamente, el deseo de un hermano se hacía presente- Siempre he tenido curiosidad por saber que se siente el tener que "compartir" a tus padres -Encogiendo sus hombros al revelar aquel detalle, sonrió de lado mientras caminaba por los pasillos que le llevaban a la salida de la academia. El silencio nuevamente se apodero de ella hasta llegar a la entrada de la escuela. Sin haber visto a nadie más que algunos profesores y algunos guardias de seguridad que paseaban aun por el área donde las clases eran impartidas, parecía que ya todos se habían retirado a las dependencias de sus fraternidades. Como era de esperarse, la joven Bellotti también pertenecía a una de estas, siendo las chicas conocidas como Beta, aquellas que solo se rodean con lo mejor de la academia, usualmente con los chicos de la fraternidad Alpha por ser de status sociales muy similares, pero desde que había llegado  a la academia, Aylen solo había estado dos o tres veces en la sala común de su fraternidad pues ella no vivía en los territorio escolares.

-Seguramente aun no han llegado a casa, mi padre ya me habría llamado -suspirando con pesadez mientras sacaba su telefono de uno de los bolsillos de su ropa, observo la pantalla de este- Nada... seguramente hoy llegará muy tarde, aunque me habría avisado -Haciendo una mueca de preocupación mientras hablaba, aunque parecía que hablaba con ella misma, sacudió su cabeza al caer en cuanta de que decía y hacia. Guardando de nuevo su telefono, rió nerviosa para luego girar su cabeza y poder ver al chico- Dime... ¿Como es que has llegado a trabajar para mi padre? -Pregunto la chica de cabello rosa, interesada en la historia de Andrew; sin saber porque, quería conocer tan a fondo como pudiera, la historia del moreno.


avatar
Aylen Bellotti
Actores
Actores

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No puede ser verdad... no puedes ser tu el responsable [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.