Conectarse

Recuperar mi contraseña

Noticias
Entrega de premios evento: ¿Has visto unos murcielagos?
00.00 Leer más

Nuevo numero de nuestra chismosa favorita: "Gossip Queen: #02"
Leer más En curso

Búsqueda de Staff
Clic aqui En curso

Busqueda de Consejo Estudiantil
Leer más En curso

Busqueda de lideres de fraternidades
Leer más En curso
¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Dom Jul 16, 2017 9:27 pm.
Últimos temas
» Edurnen chronicles - afiliación elite
Vie Dic 02, 2016 1:02 pm por Invitado

» Fire Emblem: The Liberation Wars [Élite]
Lun Nov 28, 2016 8:15 pm por Invitado

» Shades of Talis ♚ Afilición Élite
Lun Nov 28, 2016 11:33 am por Invitado

» No es un adios, es un hasta pronto
Lun Nov 28, 2016 1:41 am por Sasha Lukyanova

» ¡1, 2, 3... 10~ beso!
Dom Nov 27, 2016 8:46 am por Sasher Sénnikov

» I'm not fine and you? {Free}
Dom Nov 27, 2016 12:43 am por Dion kyrios

» Reglas Generales
Sáb Nov 26, 2016 6:18 am por Amara Collen

» Registro de Físicos
Sáb Nov 26, 2016 1:13 am por Sasha Lukyanova

» Registro de Apellidos
Sáb Nov 26, 2016 1:04 am por Sasha Lukyanova

El Staff

Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Nombre Apellido
Cargo Ocupado
Contáctame
Ganador evento

AFILIADOS HERMANOS
[4/8]

Crear foroCrear foro
AFILIADOS ÉLITE - 33/72
One Piece LegacyBálderook University photo untitled45.pngAcademia LegacyLacim Tenebris photo untitled45.pngLost Soul
KOULET CITY
Última limpieza: 11/11/2016

Un pino entre la hierba [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un pino entre la hierba [Libre]

Mensaje por Reinhard Moritz el Miér Sep 28, 2016 12:06 am

No había sido nunca raro para Rein dormirse en clase, pero sí que era cada vez más difícil para él conseguir pasar desapercibido por su altura. Como ya desde hacía varios años, era colocado en la última fila de todos aquellos pupitres, y no era por que molestara, más bien era por su altura, para dejar ver a aquellos que se encontraban tras él. Aquel detalle, tampoco era algo que molestara al joven, pues si bien era más difícil de escuchar a los tutores, de alguna manera le dejaba tiempo para pensar en su cosas o incluso distraerse sin aquella mirada continua, y últimamente no es que tuviera pocas en las que pensar. Se había llevado alguna bronca que otra en la última clase que había tenido, pues aunque no se durmiera, por desgracia, su cara podía verse por encima de todas aquellas cabezas, dando aquella imagen de estudiante distraído, que siempre había evitado en el pasado. Pue sí, para desgracia de él, en los atletas con carreras de cara al futuro, no sólo pedían cierto talento para ellas , sino que también, les obligaban a sacar buenas notas en todas sus materias. Aunque no se contaba entre los más inteligentes, siempre había tenido calificaciones excelentes, pero ahora, tras la falta de motivación, parecía que todo en su vida estaba decayendo.

Ya hacía diez minutos que el timbre del descanso había sonado, y él hambre ya presente, comenzaba a hacer presa en él, pero claro, las reprimendas por parte de los profesores de aquella academia era tan perfectas como lo que se esperaba. Una vez fue libre de la charla, simplemente se encaminó al exterior de esta, buscando la mayor tranquilidad entre el revuelo de salida de todos sus compañeros de otras clases. La mayor ventaja para él, es que tras la reprimenda, los pasillos habían quedado vacíos, y sería más fácil caminar por ellos sin una cuantiosa gente y desesperados por llegar a salir. Otra ventaja, aunque no lo suficiente como para agradar al joven, era el tamaño de la puerta de salida hacia el exterior de los jardines. Una puerta relativamente ancha, pero no lo suficientemente alta como para que no se tuviera que agachar. Desde el otro lado, se podía ver al joven plantado frente a esta, llegando a vislumbrar el cuerpo del chico, solamente hasta la barbilla pues el resto era tapado por la parte más alta de la puerta, obligando a agacharse lo suficiente como para no sufrir un golpe en su cabeza. Ya era una costumbre para él, sentirse objeto de todas las señales cuando aparecía por algún lado, y aunque tendría que saber que en una sociedad marcada por la homogeneidad, donde lo diferente destaca de una manera abrumadora, no era capaz de solventar aquellos recuerdos del pasado con referencia a su altura.

Simplemente caminó lo más rápido que pudo, hasta una zona de los jardines menos concurrida por los alumnos. En ese momento gozaba de suerte, pues tenía libre dos horas hasta su próxima clase. Buscó un lugar el cual le pareciera apacible para poder comer tranquilamente, o al menos sin demasiadas molestias pues algunos alumnos a los que más les gustaba el deporte, pudieron reconocer al joven como uno de los titulares de la alineación del pasado torneo nacional juvenil  entre Alemania y Suecia. Aunque simplemente tuvo que dar saludos, ya era algo que molestaba bastante al joven, y no por la acción en si, sino por desperdiciar más tiempo del preciado descanso. Al fin pudo encontrar un pequeño lugar apartado, una mesa junto a un banco entre todo el paisaje. Dejó su mochila de deporte a un lado, abriendo la cremallera de esta, primero sacando dos tipos de balones de basket, uno de piel y otro de plástico rodeado por unos puntitos. Seguidamente, lo siguiente que dejó a un lado, fueron unas enormes zapatillas, con las cuales acostumbraba a jugar normalmente. Por último, sacó varios taper, llenos de comida, siguiendo su extricta dieta para no ganar peso.

De alguna manera puedo ganar su momento de tranquilidad en esa zona, pero para el joven, ya era bien sabido que no siempre era todo tranquilidad, o esta vez quizás sí podría. Eso era lo único que de manera inconsciente podía pensar antes de comenzar a abrir los recipientes de plástico.


Dulce:

avatar
Reinhard Moritz
Deportistas
Deportistas

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 19/09/2016
Localización : Junto el gato de schrödinger

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pino entre la hierba [Libre]

Mensaje por Dagny Gunvor el Lun Oct 10, 2016 2:25 am

- Hace mucho calor… al menos ya solo me queda media hora.

Limpiando el sudor de su frente con el dorso de su mano, detuvo su trote mientras inclinaba su cuerpo hacia delante, apoyando sus manos sobre sus rodillas para tomar un respiro. Intentando calmar su agitada respiración, levanto su cabeza para ver el camino que seguiría: los jardines de la academia; normalmente hubiera entrenado en el gimnasio, pero viendo el templado clima, había tomado la decisión de correr fuera de las paredes principales de la escuela, pudiendo así disfrutar del viento golpeando su rostro. Levantandose nuevamente y apretando mejor sus coletas para que estas no se soltara, continuo con su trote mientras la música de sus audifonos volvía a sonar.

Normalmente a esas horas ella se encontraba encerrada en su salón, intentando poner atención a sus clases y lograr aprender algo más de lo que ella ya sabía gracias a las clases con sus tutores, pero ese día tan solo había tenido clases por la mañana, pues gracias a la reunión de los profesores de su carrera, le dieron el resto de la tarde libre, aunque claro, no podía marcharse hasta la hora que correspondiera. Al verse sin nada que hacer, había dirigido sus pasos hacia los vestidores para cambiar su típica falda y blusa, por un short y camiseta de tirantes, ropa que solía usar para hacer deportes y sin decirle nada a nadie, guardo sus cosas para comenzar a correr. Adoraba ver como durante el otoño, las hojas de los árboles caían libremente para prepararse para el invierno, le encantaba también el clima frió pero cálido a la vez.

Luego de cerca de diez minutos mas corriendo, la joven volvió a detener su carrera para tomar aire; tenía que asumir que ya su cuerpo le pedía un descanso, por lo que en lugar de seguir corriendo, comenzó a caminar lentamente para mantener su cuerpo caliente y no sufrir alguna lesión. Por primera vez en el día, Dagny miró a su alrededor, notando ya algo sorprendida que se encontraba en una zona de la academia en la cual no había estado antes, una zona de los jardines algo más alejada y solitaria que el resto. Con una sonrisa en su rostro, salio del camino para comenzar a caminar por el prado, observando todo a su alrededor hasta que una figura algo familiar fue captada por su mirada al posar esta en el área donde algunas mesas se encontraban. Encogiendo sus hombros y ya sin nada que hacer, se acerco dando algunos saltos que aprecian ser de alegría.

-¿Joven Rein? -Pregunto una vez que estuvo más cerca, logrando vislumbrar al chico, era difícil de confundirlo por su altura única- ¿Como esta? -Sonriendo, se detuvo frente a aquel joven, pero sin llegar a sentarse con él. No eran los mejores amigos, realmente para ella, era solo un conocido que compartían edad pero no grado, pues Dagny, era de un curso superior.- ¿Puedo sentarme con usted a descansar antes de volver? -Con una sonrisa amplía, señalo el asiento frente al alto joven, esperando tener una respuesta para sentarse o simplemente marcharse, pues en caso de la ultima opción, ella no pondría objeción, después de todo parecía que interrumpia el almuerzo del chico.


Última edición por Dagny Gunvor el Mar Oct 11, 2016 9:40 pm, editado 1 vez


avatar
Dagny Gunvor
Cientificos
Cientificos

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pino entre la hierba [Libre]

Mensaje por Reinhard Moritz el Mar Oct 11, 2016 6:33 pm

Contó los recipientes donde guardaba la comida y había algo que no cuadraba ¿Sólo un par? No, eso era imposible. Cuando había llegado la mañana, estaba seguro que al menos era 4 los que tenía para comer hoy. Tomó la mochila nuevamente y comenzó a buscar en el interior de esta, incluso dió la vuelta para ver si algo caía de su interior. Efectivamente, dos tuppers más cayeron del interior de esta. Con una cara de alivio suspiró el muchacho. El joven pese a estar en dieta, no era precisamente de los que comían poco, y los recipientes que guardaban su comida eran bastantes más grandes de lo normal. Pero era lógico ¿No? Un muchacho con una constitución robusta y enorme, que tenía un gasto calórico enorme dado la preparación física que impartía aquella academia, no podía simplemente comer dos cositas como muchos otros.

Destapó la tapaderas de los recipientes y aunque más o menos sabía lo que solía tocarle por cada día, a veces había alguna sorpresa que otra. El primero de todos era una ensalada que estaba compuesta por lechuga, evidentemente. Un poco de rúcula, aguacate troceado, tomates cherry y por último una salsa vinagreta suave. En el segundo, podíamos encontrar simplemente arroz. El tercero era 5 filetes de pechuga de pollo, con una salsa chimichurri baja en calorías que se podía encontrar en cualquier supermercado. Por último y quizás la sorpresa de hoy, lo más importante para Reinhard, fue un postre. Unas natillas de chocolate con galletas por encima.

Los ojos del joven casi se iluminaron con eso último, y aunque tuvo que aguantar fuertemente las ganas de comerse aquel postre primero, empezó por la ensalada. Justo cuando se había metido bastantes partes de la ensalada en la boca, escuchó una voz femenina que venía de su espalda ¿Más "fans" que vendrían a molestarle en el único momento que podía descansar? Era probable, pero aquella voz ya la había escuchado en algún otro lugar, pero no llegaba a recordar de quien. Simplemente se giró para poder verla, con las mejillas infladas cual ardilla por la comida, y un trozo de lechuga aún sobresaliendo de su boca. Aunque tuvo que mirarla varias veces de arriba a bajo, ya que no acostumbraba a verla con ese tipo de ropa, al final la reconoció. Levantó una mano en forma de saludo al mismo tiempo que intentó hablar un poco raro dado la comida en su boca.-Hofa Ny!- A pesar que había sido tratado con bastante menos confianza de lo que él lo había hecho, el joven siempre trataba a la gente que más o menos conocía con bastante confianza.

Terminó de masticar y tragó para poder seguir hablando mejor.-Bien, intentando disfrutar de la comida antes de volver al entrenamiento ¿Y tú? Pensé que estarías en otro lugar, continuando tus clases.- De cierta manera, el joven estaba algo sorprendido de ver a aquella conocida en esa academia, y por una parte tenía sentido, dada que era la más prestigiosa. Continuando con su comida, esta vez se llenó la boca con algo de arroz, y un gran trozo de pechuga, los cuales devoró en menos de diez segundos para volver a tomar más comida.-Claro, puedes sentarte donde quieras. ¿Tienes hambre o sed?- Incluso antes de esperar la respuesta, sacó una botella con bebida isotónica, ofreciendo esta a la contraria.-Esto ayuda mucho a reponer las sales del cuerpo tras haber hecho ejercicio, y está fría.- Pues sí, aquello era cierto, esa bebida le había salvado más de una vez cuando se sentía seco, cansado y los azúcares le habían ayudado a no tener agujetas los días posteriores de un entrenamiento Espartano.-Siempre y cuando no te importe que bebiera yo antes.- En cierto modo, prefería avisar a la chica de ese detalle, pues más de una vez había visto a las managers del equipo, tener vergüenza o a su vista, actuar de una manera sumamente molesta y extraña cuando algún compañero le ofrecía beber de su botella.

Si tienes hambre, en mi mochila, en el bolsillo pequeño, tiene que haber unas barritas post entrenamiento, bajas en calorías- Aunque para el joven era más que una obligación el no tener o comer cosas que pudieran subir su peso por orden de su nutricionista y entrenador, también sabía que las chicas se solían preocupar de aquellos pequeños detalles por voluntad propia. Era otra cosa que no entendía demasiado ¿Quién por gusto dejaría de comer los deliciosos dulces? Aprovechó el tiempo que ella tardaría en contestar todas las cosas que él mismo había preguntado, y también en las decisiones de las acciones, para comerse toda la ensalada, la mitad del arroz y dejar solo un filete de pechuga.

Comenzó a mirar en todas direcciones de la mesa, buscando algo que le faltaba y que realmente ahora necesitaba bastante, pero no lograba saber que era. Se cruzó de brazos y cerró los ojos para intentar acordarse de aquello, permaneciendo casi treinta segundos de esa forma. Como si un soplo de aire refrescara su mente, golpeó la palma izquierda de su mano con la parte exterior del puño, haciendo aquel gesto de "Lo tengo" que hacían en muchos países. Miró a Dagny con una expresión de relajación-Se me ha olvidado el agua, menudo problema...- Al contrario que sus palabras, sus movimientos y gestos no expresaban ningún tipo de preocupación, y aquello explicaba muy bien cierta parte de su carácter, olvidadizo y despreocupado.-Seguramente el entrenador me castigue por olvidarme, y me hará correr 10 kilómetros...- Ahora sí puso una cara de preocupación, aunque no duró ni dos segundos antes de que volviera a comer lo restante, con una cara de felicidad extrema.


Dulce:

avatar
Reinhard Moritz
Deportistas
Deportistas

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 19/09/2016
Localización : Junto el gato de schrödinger

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pino entre la hierba [Libre]

Mensaje por Dagny Gunvor el Mar Oct 25, 2016 3:39 pm

-Tuve clases en la mañana, los profesores del  departamento científico tenían una reunión; pero como no nos dejaron retirarnos antes y como hoy no podré ir al gimnasio pues tengo otras actividades programadas luego de la escuela, aproveche de al menos usar este tiempo para hacer algo de ejercicio –Aclarando aquel primer punto, tomo asiento frente al chico. Era lógico que aquel joven pensara ello, pues el horario en el que se encontraba fuera no era el más adecuado, pues casi todos los demás departamentos de estudio se encontraban dando sus clases. Casi agradeciendo internamente el poder sentarse, al haberse detenido, pudo sentir el cansancio con mayor peso sobre su cuerpo; limpiando una gota de sudor que rodaba por su frente con el dorso de su mano mientras negaba los ofrecimientos dados por Rein.- No como nada mientras hago ejercicio, siempre es una hora antes y luego de ducharme al acabar; en cuanto a la bebida, paso de ella por un momento, no por asco; simplemente porque aún no tengo sed, pero se lo agradezco -Riendo, aclaro aquello antes de meter la pata. Tenía varios hermanos y normalmente tomaban de las mismas botellas cuando hacían deportes todos juntos y alguno olvidaba su botella.

La verdad es que no pensaba quedarse mucho tiempo, solo lo suficiente para descansar y poder volver más tranquila a tomar una ducha y cambiar su ropa para poder marcharse. Era una de las pocas ocasiones donde se encontraba feliz de terminar la jornada escolar y solo era por volver a casa, alistarse y salir con sus hermanos, como hace tiempo no lo hacían. Un poco distraída en su propio mundo, solo alcanzo a poner atención a lo último que el chico decía. Mostrándole una pequeña pero tierna sonrisa- Es el precio a pagar por olvidar un detalle –riendo en voz baja- Tendrá que ir a comprar el agua luego de comer o si gusta, puedo cuidar sus cosas en lo que va a comprar; prometo no comerme nada –entre risas, levanto sus manos en gesto de inocencia.

Aun cuando a algunas personas les molestaba tanta formalidad, Dagny no podía evitarlo; la joven sueca tenía por costumbre tratar a todos con respeto y normalmente de “usted” a menos que se le pidiera lo contrario; sabía que algunas personas les molestaba que se les tratara con tanta cercanía o familiaridad con apenas conocerse, así que prefería evitar miles de problemas antes que soportar algún regaño por eso. Soltando su cabello, peino este con sus dedos- ¿No tiene clases por la tarde? –Preguntó, antes de que el silencio se volviera incómodo. Moviendo su cabello hacía atrás, dejo las ligas sobre la mesa e intentaba que algunos mechones de cabello no se pegaran a su rostro por el sudor- Es extraño ver gente fuera de los salones a esta hora –Ladeando su cabeza, realizo una mueca divertida al pensar- Tal vez los del departamento de ciencias no son los únicos que hoy tienen libre… bueno, cosas de profesores tal vez–Sorprendiéndose así misma al hablar y no pensar aquellas palabras como creía que lo había hecho, volvió a reír suavemente.

Colocando su mirada nuevamente en el chico, volvió a dedicarle esa pequeña sonrisa característica en ella- ¿En qué fraternidad se encuentra usted?, por lo que he escuchado de mis compañeras, pertenece a una fraternidad de deportistas, creo que era… ¿Gamma? –Sin estar segura, ladeo un poco su cabeza- ¿O era Kappa?, no puedo recordar el nombre que dijeron esas chicas; en fin, si me permite el atrevimiento, no sabía que era tan popular, permítame decirle que hay muchas chicas que van en mi salón que suspiran como enamoradas cada vez que le ven pasar.

¿Estaba celosa acaso?, ¡claro que no!, entre ambos no existía algún tipo de relación romántica que pudiera permitirle aquella acción, solo era la curiosidad quien había incitado a la pequeña rubia a hablar. Balanceando nerviosa sus pies al notar todo lo que había dicho, intento mostrarse tranquila; no era la mejor amiga de él como para hablar tan libremente de aquellos asuntos- Disculpe si hablo más de la cuenta –pronuncio con suave voz; sentía que de cierta forma, había metido la pata.


avatar
Dagny Gunvor
Cientificos
Cientificos

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 21/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un pino entre la hierba [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.